El Río Ebro

El Río Ebro

Que el Río Ebro es el río más caudaloso de España y el segundo de la península ibérica después del Duero, que desemboca en Oporto (Portugal) no es ninguna novedad.  Para los habitantes de nuestro territorio, es el eje vertebrador a partir del cual se ha articulado, desde tiempos inmemoriales, la actividad humana y económica de la región.

Hoy día, el Ebro ha dejado de cumplir la principal función que tenía encomendada. Y no es otra que la de proveer de sedimentos que arrastraba a lo largo de su recorrido hasta la desembocadura. Este transporte natural de sedimentos, ha contribuido desde hace milenios a la creación del espacio que hoy conocemos como el Delta del Ebro. Y este espacio, de más de 300 km2., está hoy en una grave situación de regresión.

el delta del ebro

La falta de sedimentos, hoy atascados en los numerosos pantano y embalses provoca esta situación. Por nuestra parte, y para no aburrir a nuestra audiencia con problemas vamos a relataros su vertiente de ocio. Estamos convencidos que la clase política no permitirá que un espacio natural como el Delta del Ebro, recientemente nombrado Reserva de la Biosfera por la UNESCO, se sumerja en el Mar, y con él, los centenares y miles de viviendas y habitantes de este espectacular territorio. (¡!)

La vertiente lúdica del Ebro es la navegación mediante piraguas o kayak. Estos recorridos, siempre en dirección hacia la desembocadura, permite disfrutar de unos parajes y paisajes increíbles, en los que, incluso el más aguerrido deportista, debe parar unos instantes a deleitarse con la contemplación del entorno y la fauna que encuentra a su paso.

IMG_6853

También es un paraje idílico para los aficionados a la pesca con caña. Aunque es necesario practicarla con las debidas autorizaciones administrativas.

Diferentes proveedores ofrecen recorridos en piragua por varios de sus tramos, que incluyen el alquiler de la piragua (simple o doble), y el remonte necesario hasta el punto de partida de la actividad. Normalmente estas actividades incluyen un pequeño refrigerio, que es aprovechado para ilustrar a los navegantes con curiosidades acerca del río.

El Ebro solo es navegable en la época estival, cuando el caudal lo permite.

Le sugerimos que nos pregunte a su llegada a nuestros apartamentos de alquiler en Sant Carles de la Ràpita, y les informaremos del mejor recorrido en función de su experiencia con piraguas, de las personas que practicaran la actividad, y de la época del año en que nos encontremos.

Si precisan alojamiento en el Delta del Ebro, en el que se puedan sentir como en casa, no duden en reservar su estancia con nosotros. 

!Les esperamos¡