Vacaciones en la playa

 

Vacaciones en la Playa

Durante meses hemos estado esperando este momento. La llegada del buen tiempo para poder disfrutar de unas merecidas vacaciones en familia. Nos apetece tumbarnos en la arena, mientras nos bronceamos, y chapoteamos en el mar, en compañía de nuestra familia. Ahora, teniendo en cuenta la longitud del litoral disponible, solo nos queda la difícil tarea de escoger el lugar donde disfrutar denuestras merecidas  vacaciones en la playa.

Os recomendamos que visiteis el Delta del Ebro. Zona muy poco masificada, en la que dispondreis de un abanico de playas para escoger único e inenarrable. Así, con este cambio frecuente de escenario, vuestras vacaciones en la playa serán más amenas.

Os ofrecemos las cuidadas playas urbanas de la población de Sant Carles de la Rápita. Pintoresca población de aprox. 15.000 habitantes, que, lógicamente, engrosa en verano, pero en unos límites muy aceptables. Rodeadas del Paseo Marítimo, peatonal en casi todo su recorrido, permite disfrutar de cualquiera de las nueve calas que nos ofrece, sin que sea necesario el uso del vehículo, que dejaremos reposando en el aparcamiento de nuestros apartamentos de alquiler.

Aquellos padres de niños inquietos e incansables, os recomendamos las playas del Trabucador y Eucaliptus. Playas naturales, de varios kilómetros de longitud, y en los que la presencia humana es más bien escasa, incluso en plena temporada. Unos espacios que permitirán a vuestros hijos disfrutar de la perfecta comunión entre diversión, y naturaleza, cuando vean revolotear a su lado a cualquiera de las 400 especies de aves que residen en el ecosistema del Parque Natural del delta del Ebro.

Los más atrevidos podrán alquilar una embarcación (aún sin titulación) para desplazarse a través de las tranquilas aguas de la Bahía de los Alfacs, al “Chiringuito de la Playa”. Una singular instalación, accesible solo mediante barca, o golondrina, en la que disfrutaremos de un día exclusivo e increíble de playa. Debemos reservar mesa al llegar, y disfrutar hasta que llegue la hora en que nuestra paella esté a punto de ser servida. Una siesta después de comer en la misma playa, y vuelta al puerto, con la sonrisa en la cara, y preguntándonos porque ésto de las vacaciones no es lo habitual, en lugar del trabajo diario…

En serio, como se nota que a nosotros también nos hace falta desconectar unos días, y disfrutar de nuestras playas…

!Nos vemos pronto, familia¡